El pintor José María Monguilot, protagonista de la sexta
exposición del ciclo ‘Revisiones. Artistas navarros del siglo
XX’ en el centenario de su nacimiento

Este autor, que pintó prácticamente hasta el final de su vida con 97 años,
se centró principalmente en el paisaje de la Ribera de Navarra

El pintor tudelano José María Monguilot es el protagonista de la sexta exposición del ciclo
‘Revisiones. Artistas navarros del siglo XX’, que se presenta cuando finaliza el año en el que se
conmemora el centenario de su nacimiento. Este autor trabajó principalmente el paisaje de la
Ribera de Navarra, con las Bardenas como tema recurrente al que unen rincones de Tudela,
con sus calles, sus huertas y su Catedral.

La exposición recoge una selección de 37 cuadros y permanecerá abierta al público hasta el 17
de enero en el Palacio del Condestable. El horario de visita es de lunes a viernes de 18.30 a
20.30 y los sábados de 12 a 14 y 18.30 a 20.30. Permanecerá cerrada los domingos y durante
las fiestas de Navidad los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1, 5 y 6 de enero. Todos los detalles
de la muestra han sido explicados hoy en rueda de prensa por el director del área de Cultura,
Política Lingüística, Educación y Deporte, Xabier Amoros, y por el comisario de la muestra,
José María Muruzábal.

Completo catálogo autobiográfico y con detalles de sus obras
Es la sexta muestra de una nueva línea de exposiciones sobre artistas navarros del siglo XX ya
fallecidos que puso en marcha el Ayuntamiento de Pamplona en junio del año pasado con la
apertura al público de ‘Ciga y París (1912-1914)’ sobre le pintor Javier Ciga. A ella le siguieron
las retrospectivas del pintor Enrique Zudaire, que desarrolló la mayor parte de su trabajo en
Barcelona, y la de Constantino Manzana, artista de la forja y los metales, autor de varias obras
en Pamplona como la cruz que dio nombre a la plaza. La cuarta fue protagonizada por Mariano
Royo y la última giró sobre el pintor Gerardo Sacristán, artista logroñés afincado en Navarra
que destacó por sus retratos.

El Ayuntamiento, al igual que en las exposiciones anteriores de ‘Revisiones. Artistas navarros
del siglo XX’ ha editado un amplio catálogo que recoge un estudio histórico-artístico del artista
realizado por el comisario de la exposición, José María Muruzábal, y que incluye las fichas de
las 37 obras de la exposición.

Pintor prolífico y autodidacta
José María Monguilot Navascués, nacido en Tudela en 1915 y falleció en la misma ciudad a los
97 años. Su larga trayectoria pictórica llegó prácticamente hasta su muerte, ya que su última
exposición la realizó con noventa años y todavía continuó pintando posteriormente. Así se
convirtió en uno de los referentes de la pintura de la Ribera de Navarra de los últimos sesenta
años con una abundante producción. A pesar de ello, nunca se dedicó profesionalmente a la
pintura ya que desarrolló su carrera profesional en un negocio familiar de Tudela.

La afición la heredó de su familia materna y no fue hasta finales de los cuarenta y principios de
los cincuenta cuando cursó estudios de pintura en el centro Castel Ruiz de Tudela. Fue su
única formación en Bellas Artes, por lo que se le considera un artista autodidacta. En 1953
realizó su primera muestra individual y desde ese momento se sucedieron gran número de
exposiciones en numerosos lugares, entre ellos, Pamplona, Tudela, Madrid, Zaragoza y
Valladolid. En el catálogo, que recoge un listado con 84 de ellas, el comisario señala que “dudo
que ningún otro artista navarro del siglo XX llegara a celebrar tantas muestras individuales”.

Pintura figurativa en la que destacan la luz y el color
Aunque su obra se centró principalmente en la Ribera navarra también pintó tierras de Castilla,
Rioja, Aragón, el Pirineo aragonés, el Mediterráneo, la Cornisa Cantábrica o Alemania, cuando
visitaba a su hija. De hecho, en la exposición abierta hoy pueden verse cuadros de Tudela, el
Monasterio de la Oliva o las Bardenas a los que se unen otros con estampas de Albarracín,
Algorta, Palencia, Tarazona, Mallorca o Madrid.

Su pintura es descrita como “figurativa, en la herencia del impresionismo” con predominio de la
temática del paisaje que combina con algunos bodegones y marinas. Solía trabajar al aire libre
pintando sobre su caballete aquello que veía, sobre todo óleos y acuarelas de pequeño o
mediano formato. También son abundantes los cuadros en los que utilizaba la paleta. Él decía
de sí mismo que “mi pintura es impresionista y realista por supuesto. Y muy temperamental.
Siento el paisaje en la misma médula de los huesos. También los viejos paisajes urbanos. Mi
pintura ha sido siempre una pura observación y un goce de ver los colores, la luz, los tonos
cambiantes….por encima de todo el color y la luz. Puedo decir que la luz para mí es una
verdadera obsesión. Además, pienso que el paisaje debe de ser puro, limpio de elementos
accesorios. El paisaje está para admirarlo no para invadirlo”. Entre sus colores preferidos se
pueden citar los ocres de las Bardenas, los carmines o los azules del cielo.


EXPOSICIÓN
Autor: José María Monguilot
Lugar: Palacio del Condestable
Fechas: del 21 de diciembre al 17 de enero

Pamplona, 21 de diciembre de 2015