La sala se divide en dos espacios: el primero reproduce la casa de los padres como un espacio desolado y oscuro, y en el segundo, detrás de una puerta que el espectador debe abrir, se exhibe una proyección donde la madre del artista se mueve a cámara lenta.